por qué en el idioma francés se escribe y se habla diferente

¿Por qué el idioma francés se escribe y se habla diferente?

El idioma francés, la lengua de amor y diplomacia, presenta una peculiaridad: se escribe diferente a como se pronuncia. Sigue leyendo y descubre lo que está detrás de esta característica.

El francés ostenta una riqueza cultural e histórica que la posiciona como una de las lenguas más importantes del mundo. Sin embargo, para aquellos que se adentran en su aprendizaje, surge una pregunta inevitable: ¿Por qué el idioma francés se escribe y se habla diferente?

Descubrir la fascinante historia detrás de esta peculiaridad nos permitirá comprender mejor la naturaleza de este idioma y apreciar su belleza en toda su complejidad.

Evolución del francés

El francés, al igual que otras lenguas romances, tiene su origen en el latín vulgar, la lengua hablada por el pueblo romano durante la Antigüedad. 

A lo largo de los siglos, esta lengua se vio influenciada por diversas invasiones y migraciones, como la de los francos germánicos, quienes aportaron su propio vocabulario y sonidos a la naciente lengua francesa.

La escritura, inicialmente basada en el alfabeto latino, se fue adaptando para representar los nuevos sonidos que surgían en la lengua hablada. Sin embargo, este proceso no fue perfecto, y con el paso del tiempo, la pronunciación del francés siguió cambiando, mientras que la ortografía se mantenía sin mayores cambios.

Factores que moldean la pronunciación

Las diferencias entre la escritura y la pronunciación del francés no se deben únicamente a la evolución natural de la lengua. Diversos factores externos han jugado un papel importante en la configuración fonética del idioma:

  • Invasión germánica: La llegada de los francos al norte de la Galia en el siglo V d.C. introdujo nuevos sonidos a la lengua romance local, los cuales no siempre se representaban adecuadamente en la escritura latina.
  • Préstamos lingüísticos: A lo largo de su historia, el francés ha tomado prestadas palabras de otras lenguas, como el inglés, el italiano y el español. Estos préstamos han aportado nuevos sonidos y estructuras fonéticas que han enriquecido el idioma, pero que también han contribuido a la complejidad de su pronunciación.

Ortografía, un atributo que se ha mantenido en el tiempo

La ortografía francesa se ha mantenido relativamente estable desde el siglo XVII, cuando se fijaron las normas ortográficas bajo la influencia del rey Luis XIV. Sin embargo, la pronunciación del idioma ha seguido evolucionando desde entonces, lo que ha generado una creciente discrepancia entre la forma en que se escriben y se pronuncian las palabras.

Entre las razones que han contribuido a la rigidez de la ortografía francesa se encuentran:

  • La imprenta: La invención de la imprenta en el siglo XV, dificultó la modificación de los textos impresos, lo que contribuyó a que la ortografía francesa se quedara rezagada respecto a la pronunciación.
  • Prestigio del latín: Durante siglos, el latín fue considerado la lengua de la cultura y la educación. Mantener una ortografía basada en el latín le daba al francés un aire de prestigio y sofisticación.
  • Resistencia al cambio: Las reformas ortográficas suelen ser impopulares, ya que requieren que las personas aprendan nuevas reglas y abandonen las viejas. En el caso del francés, los intentos de simplificar la ortografía han encontrado una fuerte resistencia por parte de los puristas de la lengua, quienes defienden la tradición y la coherencia con la historia del idioma.

Adicionalmente, hay que destacar que el francés no es una lengua monolítica. A lo largo de su extenso territorio, se han desarrollado diversas variedades regionales con sus propias características fonéticas y vocabularios. Estas variaciones dialectales también han contribuido a la complejidad de la relación entre la escritura y la pronunciación del francés.

En todo caso, la rigidez de la ortografía francesa refleja una compleja interacción entre factores históricos, culturales y lingüísticos. Si bien esta peculiaridad puede presentar desafíos para los estudiantes, también contribuye a la riqueza y la identidad del idioma.

El francés es un idioma en constante evolución

Las diferencias entre la escritura y la pronunciación del francés son el resultado de una larga y fascinante historia marcada por la evolución lingüística, las influencias externas y la diversidad regional. Comprender estos factores nos permite apreciar la riqueza y complejidad de este idioma  que tiene impacto a nivel global.

Más allá de ser un mero obstáculo para el aprendizaje, la discrepancia entre la escritura y la pronunciación del francés nos recuerda que las lenguas se encuentran en constante cambio, moldeadas por el paso del tiempo y las interacciones de sus hablantes.  

En definitiva, la peculiaridad del francés, donde la escritura y la pronunciación a menudo difieren, encuentra la explicación en una historia lingüística muy compleja pero también fascinante.

Otros artículos que te podrían interesar, sobre: La Revolución Francesa y su influencia en el idioma francés, Cosas que los franceses aman hacer y no sabías. También puedes ver mi clase sobre: 20 frases comunes en francés para uso diario

Los lectores de este artículo también leyeron:

Podcast en francés

Podcast en francés

Los podcast en francés son una excelente opción de aprendizaje del idioma. ¡Atrévete a mejorar tu pronunciación y escucha de una forma divertida y útil

LEER MÁS

Comparte este artículo:

Déjame tu comentario

ACCEDE A TU CLASE GRATUITA

¡Bienvenido a francés con Olivier! Si es la primera vez que vienes aquí, sin duda querrás recibir mi video “Cómo mejorar tu pronunciación en francés”